Arte y Crítica

Ensayos - 14/01/2017

Cordillera 1

por Gimena Castellón Arrieta

Cordillera surge de una realidad que empieza en el mundo real para encontrar continuidad en lo virtual. Todos los años cantidad de artistas viajan en busca de nuevos lugares para explorar, para fortalecer su voz propia y para entenderse en el otro.
Cada año en esos viajes las redes entre unos que llegan, otras que están, …

Cordillera surge de una realidad que empieza en el mundo real para encontrar continuidad en lo virtual. Todos los años cantidad de artistas viajan en busca de nuevos lugares para explorar, para fortalecer su voz propia y para entenderse en el otro.

Cada año en esos viajes las redes entre unos que llegan, otras que están, generan una trama que gracias a las redes sociales de distinta índole se transforman en una masa de acción, un equipo que genera una propia cartografía.

Cordillera tiene como propósito realizar una experiencia de doce muestras, en principio. Artistas de distintos países conectados en su perfil de gestores de plataformas y activadores de materialidades y locaciones limítrofes, exhibirán sus trabajos generando una visualidad en palimpsesto.

Distintas voces cantan a distintos territorios, pero en esta situación fuera de mapa nos preguntamos, desde donde y hacia donde llega lo local en un artista que muestra en cordillera.

La cordillera tiene una particularidad, siempre parece que está más cerca, y siempre parece que es más misteriosa. En esta galería cada mes se propondrá una trama de cinco artistas donde cada uno desde su propio universo y con su impronta personal, exhibe en la sala que le es asignada. Cada mes un artista emergente, de distinta nacionalidad, tiene por primera vez su individual.

Hay algunas pocas reglas que nos hemos puesto en Cordillera, una es que sean solo doce muestras, otra, no repetir artistas, una más, hacer un catálogo por muestra que además incluya el texto de alguna persona que linde con las artes en su hacer o pensar, pero que su formación sea totalmente otra.

Entonces cada mes un antropólogo, sociólogo, arquitecto, físico, etc. nos expandirá el universo visual para poder navegar este contenedor de imágenes con una brújula quizás no tan familiar.

Los artistas que inauguran la galería en el mes de septiembre tienen, como mencionamos más arriba, la experiencia de generar o haber generado, plataformas y dispositivos para que otros puedan comunicar.

Jason Mena

Jason Mena

Jimena Brescia, desde Argentina cuenta con dos experiencias muy interesantes que además implican expandir un poco el habitual circuito de exhibición de Buenos Aires. La primera experiencia se llamó MIMICROMUSEO, la segunda UNDERMUSEO. La anécdota personal, una herencia entregada y quitada sirve como activador para que artistas muestren colecciones privadas de obsesiones y trabajos en el límite de serlos. Por un lado un local empotrado dentro de una galería comercial, por otro, un sótano dentro de una especie de cité que lentamente fue extendiéndose a los interiores de algunos departamentos. En ambos casos las palabras, colaboración y barrio, hacen eco con el andar de un tren que no deja de pasar. Las actividades artísticas se mixan de un modo muy natural con la vida recreativa de quienes allí viven. Ambos proyectos ya concluidos dieron pie a un nuevo formato de experimentación que lleva el nombre de Jason Mena, funda la Embajada, una sede de residencia y colaboración donde artistas de diferentes tipos encuentran un equipo dispuesto a acompañar las investigaciones que surjan. La embajada hace existir lo que no tiene domicilio, un sentimiento de patria contenedora que es un principio de ficción. Un lugar de encuentro que para un portorriqueño en México ha sido tiempo, meses, años de hacer suyo un lugar que no posee embajada de su país de origen.

Daniel Reyes León, tiene tres plataformas fundadas bajo estas creencias; Baco Batuco Arte Contemporáneo, Adrede Editora y la revista Arte y Crítica. Al igual que en el caso de Jimena y Jason, Baco busca la periferia para poner a los artistas contemporáneos a repensarse fuera del sistema instalado en Santiago. Las locaciones que se abordan son en general una gran negociación con fantasmas y mitos locales, los materiales mutan y los artistas se sienten libres de experimentar, generando nuevos espacios de dialogo. Arte y Crítica, hoy queda todo su archivo online, fue una revista necesaria y de referencia para poder hablar de un lado b, desde un discurso político y formador del arte por fuera del mainstream. La editorial publica libros de arte, una situación que requiere de entusiasmo y fortaleza ya que los impuestos al libro en Chile, lo vuelven una actividad sisifesca.

Danilo Cicive, desde Bahía Blanca, y hace ya algunos años funda Perfecta galería junto a un grupo de amigos artistas de la ciudad. La galería se transforma en un faro para muchos artistas que habían dejado la ciudad para vivir en Buenos Aires, donde todo sucede, o para los locales que encuentran al fin un lugar donde poder generar trabajos más arriesgados.

En este número la muestra individual de artista novel va a cargo de Bruno Jara Ahumada. Un trabajo que nos ayuda a recordar que el humor también puede pertenecer, que tomarse las cosas a juego es una cosa seria, y requiere de mucho trabajo. Pulir la autobiografía, revisar el grosor de malla, de lo que se queda en el ritual del artista, en el taller y lo que sale en obra.

Categoría: Ensayos

Etiquetas: