Arte y crítica

4Casi famosos: Lo mejor y lo peor del 2012
Críticas de Arte - enero 2013

Vicios y Triunfos, lo mejor y lo peor de los premios y concursos

por Daniel Reyes León

El pie forzado hace omitir, tal como los concursos terminan solo hablando de los galardonados. En lo mejor y lo peor de los concursos quisimos ir más allá del premio y centrar la mirada en las gestiones que hacen de un premio, beca o concurso, un aporte o una devaluación de las obras, sus procesos y el desarrollo que, finalmente, se quiere para el arte local.

Lo Mejor: becas de apoyo a proyectos y seguimiento de artistas

Lo mejor de todo es que se está ampliando la cantidad de concursos y premios de arte que permiten hacer circular las obras y los artistas. Es importante destacar que la modalidad de premio o concurso es algo que, hecho con suficiente esmero y atendiendo los vaivenes del contexto, ha permitido la entrada de empresas y organizaciones privadas que anteriormente no tenían una participación en el impulso y apoyo del arte contemporáneo. En este sentido, la masa crítica ya ha asumido la asociación del arte con una marca, y éstas últimas han prestado más atención a los requerimientos propios del quehacer artístico contemporáneo.

Si bien esta asociación data desde hace muchos años, podemos ver que iniciativas municipales, de museos, ferias o empresas privadas, así como becas, se han consolidado como una plataforma donde los artistas –sin dejar de desarrollar proyectos– pueden crear un canal de inserción en la escena local, sin necesidad de pasar por las programaciones de galerías o espacios de arte. En muchos casos, el premio es la misma exhibición y la producción de ésta; en otros, el ganador accede a beneficios de producción inexistentes en el país.

En este sentido comenzaré por destacar el premio bianual de la beca CCU, el cual evidencia una gran preocupación, previa a hacer público el concurso, por diseñar una estrategia completa de promoción para el artista ganador. La primera beneficiada, y con justa razón, fue Alejandra Prieto, quién en diciembre de 2012 nos presentó “Relación de Aspecto”, muestra realizada en la sala de Arte CCU y que desarrolló patrocinada por esta beca, luego de residir en Nueva York durante más de tres meses. Si bien debo remitirme a hablar de los concurso en sí, el hecho que el premio de la beca CCU implique una residencia y una exposición en Nueva York y otra en Santiago, permite articular un itinerario para el artista, estableciendo un precedente para que no solo se premie una obra de manera estacionaria, sino como un modo de apoyar y promocionar el desarrollo de un proyecto.

Hasta hace poco tiempo, las nociones con las cuales se basaban los premios de arte local estaban dadas por un rédito netamente económico. En algunos casos se compra la obra, en otros se entrega una cantidad de dinero. Sin embargo, la propuesta de CCU, muy similar a la beca AMA –que también sumo a lo mejor de los concursos y premios, y consiste en una beca de residencia y producción auspiciada por Juan Yarur y el Museo de Artes Visuales– establece un vínculo de producción, acogiendo al artista ganador para ser apadrinado durante un período, y no solo a nivel económico, sino dándole acceso a circuitos de circulación nacionales e internacionales.

Alejandra Prieto, "Invisible dust", 2012, Y Gallery, Nueva York, cortesía Sala de Arte CCU.

Alejandra Prieto, “Invisible dust”, 2012, Y Gallery, Nueva York, cortesía Sala de Arte CCU.

El diseño general del premio beca CCU es, desde mi punto de vista, lo más destacable del año 2012 y, si bien esto se viene gestando desde el 2011, hoy, ante hechos consumados, podemos ver que se trata de una modalidad arriesgada, pero que ha dado sus frutos y ha apoyado a una excelente artista. Del mismo modo es interesante destacar al segundo y a los terceros premios de este concurso. Isidora Correa, quien entre marzo y mayo de 2009 presentó la instalación “Reserva” en la sala CCU, así como Soledad Pinto y Gianfranco Foschino –el tercer premio compartido– artistas que están cumpliendo a cabalidad con el hecho de haber sido en algún momento promesas.

Lo Peor: la endogámia

Lo peor de los concursos implica una trama más compleja, vinculada a las esferas académicas y asistenciales del arte, así como lo que mencioné en el texto post-curatorial del número anterior de arteycritica.org como la nueva definición de la ética artística –establecido a partir del dominio de la ironía–. Si bien no tengo ningún reparo con las obras ganadoras del 7º Premio de Arte Joven del Museo de Artes Visuales (MAVI) y Minera Escondida, me parece poco astuto y que no le hace honor al trabajo de los artistas ganadores, que ambos hayan sido ayudantes –en ámbitos académicos y de taller– de Cristián Salineros y Alicia Villarreal, éstos últimos, quienes oficiaron de jurado en el concurso.

Debo recurrir a mi propia experiencia cuando fui a la inauguración de la muestra, donde lo primero que me dicen, antes de siquiera entrar, fue que los ganadores son o fueron ayudantes de los jurados. En principio lo archivé como el típico resentimiento de quienes no ganaron, pero luego me percaté que casi todas las personas vinculadas de uno u otro modo al concurso, sabían de esta situación, argumento por el cual devaluaban a los trabajos ganadores, a los artistas y a todo el entorno del concurso en sí. Me parece lamentable que el trabajo de artistas con muchísimo potencial y con una obra consistente, sesuda y, en el caso de la obra de Leonhardt –”Pasos en Falso”–, muy acuciosa en la observación de la cultura como un espacio ampliado de reflexión, se vea empañado por esta endogamia propia de una novela de lo real mágico.

A mi parecer, las obras comenzaron a tener cola de cerdo y, como en toda endogamia familiar, se acercaron al retardo mental que caracterizó a las monarquías europeas del medioevo. Sin más, y con el riesgo de hacer publico algo que nace como copucha, pero que termina por ser determinante para conocer nuestra escena local, me parece que estos favores son lo peor de los concursos de este recién pasado 2012.

Categoría: Críticas de Arte

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Comenta

Conectar con Facebook

*

Los campos requeridos están marcados con un asterisco (*)

Comparte

Hay 13 comentarios a Vicios y Triunfos, lo mejor y lo peor de los premios y concursos

  • Pablo J dice:

    Hola Daniel, como estas? lei esta tarde tu escrito. Admiro mucho el trabajo que haces desde este medio. Y en tanto en tanto puedo leerlo. Cuando hablas en tu texto acerca de beca CCU ( gran esfuerzo e iniciativa, pero necesitamos más actores involucrados y con mas consecuencia ) en especifico ( tema del cual estoy muy adentro, por saber muchas cosas de alli y tambien por vivir en ny ) desde mi humilde opinion te diria que el analisis que haces lo veo bastante como “maquillaje” y algo superficial ya q como todos los hitos q se hacen desde Chile hacia NY; aca retumba. La realidad es muy distinta. Si bien se agradecen estos acercamientos. No es mucho la repercusion que ellos tienen. Una muestra no habla del avance de la escena local y el hecho de q un artista X haga una muestra q bien se separa entre un hecho importante en un CV y la muestra 50/50 ( la vi ) sumado a un hecho aislado hace q ese ruido tenga muy pocas nueces en escena. La escena Chilena es pobre / si!, con muchas ganas y esfuerzo. Necesitamos salir de ese primer peldaño. De todas maneras felicito a A.P x su trabajo y gran esfuerzo. Pocos saben la cantidad de trabajo que nosotros como artistas hacemos. Mi opinion desde mi punto de vista sabiendo q tb puedo estar equivocado. Gracias x los textos y tu iniciativa. Saludos y suerte Pablo

    • Daniel Reyes León dice:

      Gracias por tu comentario Pablo. La verdad es que hacer un análisis más concentrado implicaría hacer un número completo dedicado a eso de la inserción y circulación internacional de artistas puestos en relieve por las escenas locales de Chile. El artículo intenta ser acotado, cercando un ámbito de la concursabilidad que es arriesgado y propone un modelo más patriarcal, apadrinando a un artista en ciertos aspectos a los que el contexto nacional –sea estatal, institucional o académico– no pone atención. Hay mucha responsabilidad de la gestión de un artista que recae en el mismo artista y, mientras se habla de industria cultural y emprendimiento con una soberana impostación tomada del cine o de la industria editorial, los artistas chilenos y extranjeros residentes en chile deben sortear una institucionalidad dura y que, en muchos casos, ni siquiera comprende los procesos con los cuales se desarrolla su obra. Me gustaría continuar esta conversación, ya que, por lo que enuncias, vislumbro que algo más sabes… es así?

    • Cecilia Jurado dice:

      Pablo, cómo estás? Sobre la muestra de Alejandra, yo de primera fuente puedo decir que fue bastante exitosa en Nueva York, tuvo excelentes críticas como en Art Review y en el Brooklyn Rail, se vendieron obras y sobre todo, fue mucha gente. A partir de esa exhibición invitaron a Alejandra a otras exhibiciones internacionales. La gestión que hizo la beca CCU fue de esa manera muy valiosa.

      • Pablo J dice:

        Hola Cecilia, bien y tu? Cuando hablo “DE” puede ser esta muestra u otra. Ya si bien felicito el acto específico de la muestra y de los actores que hay detrás; como lo hago en mi primer comentario y ahora tu trabajo, que admiro y felicito en este momento.

        Me refiero al hecho de que los esfuerzos iniciales tienen una necesidad de perdurar con un apoyo real, mas allá de la muestra específica. Un apoyo donde en este caso no sean actos aislados, que haya un lazo que perdure, un lazo con el cual se obtengan consecuencias reales y palpables. Una beca la cual tb felicito, pero que ojalá contara con mayores recursos.

        Ayer de primera mano tuve audiencia con el equipo del Ministro Cruz Coke y sus asesores internacionales. Para hacerles ver de primera mano lo aislado de la escena chilena de artistas en NY. Que con mucho esfuerzo sacan sus proyectos adelantes y la necesidad de crear un puente directo ya no sólo de ayuda sino de trabajo en conjunto; y, en esa línea empezaremos a trabajar.

  • Javier González Pesce dice:

    Al momento en el que postulé al concurso yo no tenía idea quiénes conformaban el jurado. En la página del museo se anunciaba además: (y esto proviene copiado textual desde su página): “En esta versión, el jurado estará integrado por la curadora de la colección MAVI, María Irene Alcalde; los artistas Cristián Silva Soura, Alejandro Quiroga y Alicia Villarreal; y la directora de Kiosko Galería (Bolivia), Raquel Schwartz” (.http://www.mavi.cl/?p=78557). Cristián Salineros (quién sería mi “padrino”) se sumó al jurado poco tiempo antes de la jura en remplazo de Cristián Silva Soura quién se restó con motivo de un viaje. Al momento de mi postulación, yo no tenía a ningún “conocido” en el jurado, y de haberlo tenido, no veo ningún motivo de peso como para no haber postulado ya que las personas tenemos la capacidad de ser imparciales. Además no hay que olvidarse de que, si bien yo tengo efectivamente cierta cercanía con Cristián (así como también la tienen otros artistas que pudieron haber postulado también), este jurado está compuesto de otras personas, con las que en su mayoría no tengo relación alguna. Al hacer las insinuaciones que se están haciendo en este artículo, se están dando a suponer ciertas cosas o turbias o negligentes, y creo que eso ya es un poco más grave y debieses hacerte cargo. Por lo demás (en defensa de los ganadores, del jurado y del premio), por lo que se me comentó desde el propio museo, la decisión fue un consenso unánime.

    Considero insultivo que tu digas abiertamente que a los ganadores de este concurso se nos hace un FAVOR, en la medida de que el trabajo que, tanto yo como Alejandro presentamos (así como probablemente el resto de los participantes), es producto de un proceso consecuente, serio y muy constante. Además, esto no es muy coherente respecto de otra afirmación que haces al comienzo de tu texto: “si bien no tengo ningún reparo con las obras ganadoras del 7º Premio de Arte Joven del Museo de Artes Visuales (MAVI) y Minera Escondida”. Si no tienes reparos, entonces de que sospechas? si según tu capacidad de análisis, las obras ganadoras pudiesen haber ganado, por que se te hace necesario pensar en que por detrás de esto habría alguna irregularidad. Creo que el antecedente de que yo haya trabajado con Cristián y que Alejandro haya trabajado con Alicia, es solo digno de revisar con sospecha, en la medida de que las obras presentadas por nosotros hubiesen sido deficientes, o que en el contexto del citado concurso hubiesen habido trabajos indiscutiblemente superiores y que aún así, los trabajos premiados hubiesen sido los nuestros. Todo lo otro es pura mala leche.

    Me interesa aclarar que no me complica que no te guste el resultado del premio, ni tampoco que lo manifiestes a través de tu página. Lo que si me molesta es que tu argumentación no sea a partir de un análisis de los trabajos presentados en el contexto del concurso. Me molesta que se genere una discusión copuchenta que sí termina por devaluar las obras como tu dices en tu texto, y termina devaluandolas porque el problema queda desplazado respecto de estas para situarse en la arena de los pelambres. Entiendo que este es un espacio de crítica, lo interesante sería que se formulase una crítica, que si en definitiva mi trabajo queda mal parado sea a partir de argumentos que tuviesen que ver con mi trabajo y no con otras leseras. Lo que realmente me molesta, es que, el exceso de copuchas en en el lugar de una crítica interesante, lo único que termina por generar es el fomento de rencores y odiosidades mal fundadas que no le hacen bien a nadie, además de la supresión de una discusión respecto del arte.

    Y por último Daniel Reyes, te sugiero que la próxima vez que alguien se gane un premio y a ti te parezca tan terrible, por el motivo que sea, no vayas luego con los ganadores a celebrar, lo más probable es que te termine saliendo un tumor por hipócrita. A nadie le hace bien hacerse el gil y comerse un resentimiento innecesario.

    • Manny Ribera dice:

      Hola, soy Manny Ribera, un artista latino de Miami. Pienso que esta página es una locura….

      Saludos

    • Daniel Reyes León dice:

      Querido Javier Gonzáles, primero que nada, te pido disculpas por responder tan atrasado, pero me encuentro en un lugar con poca conectividad:
      En relación a tus comentarios, me parece interesante que te hagas partícipe y lo tomes a modo personal, ya que estarías asumiendo los errores que denuncio, a modo crítico, hacia el concurso y no hacia los artistas. Intenté dejar en claro que no son los artistas los responsables y, así como me refiero escuetamente a la obra de Alejandra Prieto para centrarme en lo que articula el concurso de la CCU, preferí omitir a los artistas ganadores y sus obras, para centrarme en lo que me parece realmente lamentable.
      Ahora, de alguna manera, tu ofuscación se entrama en que tu crees que es justo, como ganador del concurso, defenderlo, ya que evidentemente la institucionalidad que hay detrás no va a acusar recibo de esta critica y, a lo sumo, procurará en una próxima ocación, ser más próbida al momento de elegir jurados y ganadores, ya que evidentemente las aguas servidas se las tienen que tomar todos, con las arcadas que se requieran.
      ¿Te das cuenta que incluso como justo ganadro del concurso, éste está empañado por una mala gestión que se ha hecho muy evidente? Por lo demás, si me voy a tomar una cerveza con los gandores, es porque me parece que los artistas, en todo esto, no tienen nada que ver, pero si mucho que aprender, ya que quizás tu mismo, muy pronto, serás jurado de concursos y, como buen artista, quizás también tendrás que entrar a conocer lo que sucede con la ética del arte (lo menciono en el artículo postcuratorial del numero 3), de la cual, por descaro y falta de crítica, muchas veces se hace caso omiso… es decir, se impone el poder del “nadie va a reclamar”, por miedo o por extorsión social. Lo siento, pero mi juicio crítico al respecto es claro, esa endogamia le hace mucho daño a nuestra escena local, más allá de las obras y los artistas.

      • Javier González Pesce dice:

        En que punto te parece que asumo los errores que denuncias? No solamente hace falta que lo digas para que efectivamente sea. Parece que no quedó claro, pero mi intensión con mi respuesta no es la de defender a nadie (tal vez a mi mismo), sino la de plantear ciertas cosas que creo son muy importantes para entender este asunto con objetividad. Por lo demás, tiene cierto sentido que me sienta aludido, soy yo quién se ganó el premio, creo que estoy un poco involucrado. Al igual que tu (lo dices en tu texto), no me gusta que mi trabajo se devalúe, sobretodo porque por detrás de este hay mucha dedicación. Para esto, lo que consideraría justo es un análisis del trabajo mismo, lo que lo termina por devaluar es la divulgación de este tipo de comentarios, que por lo demás son parciales y un poco odiosos. Lo mismo respecto de Alejandra, sería justo para ella también, que tras un largo proceso de trabajo, residencia de por medio, hablases de su trabajo. Creo que tu contribución a la devaluación de esta actividad es mayor que la producida por las cosas que tu describes en tu texto, que no hace más que propagar mala onda. Si ustedes hicieran crítica seria, respecto de las obras, si hablasen de arte (que a veces si lo hacen), no habría una devaluación subjetiva, antojadiza de los trabajos, puro cahuín. Si hablasen de ARTE lo que habría sería diálogo, crítica. De verdad es contraproducente entrar a una página que se llama arte y crítica y encontrarse con rankings de lo mejor y lo peor del arte, pura farándula, poca sustancia.

        Retomando, me decido a responder porque los comentarios que estás promulgando devalúan, efectivamente, mi trabajo. Esto por supuesto que me molesta. Yo sé que tu tienes tus argumentos, y si estos me pareciesen bien fundados, probablemente no hubiese contestado, pero como resulta que tengo mi opinión, no estoy de acuerdo contigo y además, obviamente me siento aludido, me decidí a responderte.

        Con respecto a lo de la hética del arte, te comento que en LOCAL, muchas veces hemos trabajado con amigos, muchas otras con absolutos desconocidos. Nunca nos hemos guiado por intereses o amiguismos, simplemente hemos trabajado con gente que nos parece interesante, que podría funcionar. Pasa que como artista conozco a otros artistas los que en ocasiones me parecen interesantes. Para mi la hética no pasa por descartar de plano a quienes pudiesen tener alguna relación conmigo, pero por reconocer, sin involucrar afectos, lo que me parece, lo que creo y ejercer mi juicio respecto de las cosas. No se te ocurre pensar que este podría también ser el caso?

  • Manny Ribera dice:

    Por qué las emprenden contra artistas talentosos como Alejandra o Javier, si así viene el Sandwich man!

  • Daniel Reyes León dice:

    Javier.
    El grave error está en identificarte con el concurso que has ganado, cuando éste es el que ha fallado en su configuración pública, no tu como artista.
    En efecto, si insisto en no analizar las obras es porque ellas no están en cuestión y quizás merecen otro escrito, no son el objeto del artículo, siendo el objeto del artículo los concursos y sus modos de operar como agentes de inserción de artistas jóvenes, noveles o que comienzan su carrera. Esto bajo el pié forzado de un juicio bipolar.
    En cuanto a lo de la endogamia, efectivamente es algo odioso cuando buscas algo de objetividad –la gran utopía de algunos– en un campo que solo se moviliza por la subjetividad y recurre a la objetividad cuando le conviene, cuando hay hechos consumados.
    Pero también hay un asunto de imagen pública que ha sido pasado a llevar. El asunto es tratar al público del arte como unos idiotas, hacerles creer que lo mejor o lo peor tiene que ver con una objetividad premiable por calidad, cuando hay otros agentes de por medio.
    Así como tu metacriticas nuestro número y lo consideras farandulero (algo que, por los contenidos no me parece en lo más mínimo), yo establezco un margen crítico entre la valoración de un juicio hecho a partir del concurso del MAVI y el modo en que este concurso opera. Lo siento, los artistas no tienen nada que ver y si de refilón se ven aludidos, es problema de ellos, mis críticas y mi denuncia de la endogamia no apunta ni a las obras, ni a los artistas, quizás si al jurado a y a los organizadores, que subestiman al público del arte y lo tratan como un público sin juicio crítico y sin capacidad de pesquizar ¡Si todos sabemos cual es el publico del arte: los mismos artistas!
    He ahí el daño que denuncio, no por moralismo, sino por una falta de estrategia, porque al hacer esto, devalúan a los ganadores, al concurso y a la institución, entre los mismos artistas. Obviamente esto no es algo que deba salir a la prensa ni hacerse farandulezco, el arte le importa a muy poca gente, pero a esa poca gente que le importa, le importa mucho como para no darse cuenta de lo que te estoy diciendo.
    En cuanto a tu trabajo con Local, no hay problema, no están sentando un espacio de jerarquización, sino de divulgación, circulación e intercambio donde las redes son importantisimas, quizás más que las obras en algunos casos. Pero no vas a comparar el concurso del MAVI con una inicitiva como Local, MAVI simplemente se ubica como un ente enjuiciador y premiador y, en este caso específico como un creador de hechos consumados, por lo tanto si podemos exigirle un marco de objetividad y analizarlo de manera transparente.
    Podríamos ponerlo de otra manera entonces ¿Quién elige a los jurados de los concursos? Así como tu me preguntas por el caso de Local ¿No crees que podría haber otra forma –que no levantara dudas– para la premiación de un concurso importante en la promoción del arte joven nacional?
    Saludos y agradezco que no continuaras con ofensas personales que no llevan a nada.

    • FLORENCIO FLORES dice:

      POR UN FUTURO MEJOR :)

      • Zorro Morales dice:

        Estimados,

        francamente, acabo de leer una sucesión de pequeñeces escritas con soltura.

        No es bueno empañar la labor crítica con rencillas de carácter personal que más tienen que ver con la sensibilidad personal que el acercamiento crítico (juicio que por lo demás no ha salido más allá de su propia esfera: de artista a artista).

        Dicho esto, los invito a seguir generando críticas productivas, de buena factura; y a los artistas, a continuar con el buen trabajo.

        Un besito.